Saltar al contenido principal

Emisiones de metano y EPA Method 21

01 Julio 2024

Las emisiones globales de la industria de los combustibles fósiles han sido un tema polémico durante décadas, siendo el metano, también conocido como gas natural, una preocupación importante.

Las emisiones de metano en los Estados Unidos han sido difíciles de medir con precisión, lo que llevó a la EPA a introducir Method 21. La reciente aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación, la legislación climática más importante en la historia de Estados Unidos, ha renovado el enfoque en la reducción de emisiones. Históricamente, Method 21 se ha basado en datos escasos y en suposiciones incorrectas. Actualmente, los datos se recopilan mediante encuestas periódicas que utilizan drones, aviones, cámaras térmicas y otros métodos. A pesar de que los datos están incompletos, la Agencia de Protección Ambiental ha identificado un "incumplimiento generalizado con la detección y reparación de fugas". Los expertos creen que las disposiciones de la Ley de Reducción de la Inflación acelerarán significativamente la disminución de las emisiones de Estados Unidos, con el objetivo de reducir las emisiones a la mitad para 2030 en comparación con los niveles de 2005. Dado el problema de las fugas de metano, el monitoreo continuo de las fugas es esencial para reducir las emisiones de metano y respaldar los objetivos de la legislación reciente.

¿Qué es la EPA? Method 21?

Introducido en 1981, Method 21 requiere el uso de un compuesto orgánico volátil especializado (VOC) analizador para detectar fugas. No está diseñado para medir la tasa de emisión de gases de efecto invernadero sino para identificar fugas.

Cualquier reunión de analizadores. Method 21 Se pueden utilizar requisitos, que incluyen:

  • Portabilidad
  • Funciona con pilasampla bomba
  • Certificación de seguridad intrínseca
  • SampLa sonda no mide más de 1/4 de pulgada de diámetro.

Aunque la Method 21 tiene como objetivo identificar las fuentes de emisión de metano, varios factores hacen que este tipo de detección de fugas sea ineficaz. Los desafíos incluyen el tedioso y costoso proceso de inspección manual y la falta de monitoreo constante.

Por ejemplo, un EPA National Enforcement Center (NEIC) El estudio de caso mostró que el porcentaje real de fugas era, en promedio, cuatro veces mayor que el número reportado por las instalaciones. Estudios adicionales indican que las fugas de metano en instalaciones de petróleo y gas no se reportan significativamente utilizando Method 21 requisitos. Un estudio de 2020 encontró más de medio millón de fugas en los sistemas locales de distribución de gas en EE. UU., cinco veces mayores que las estimaciones de la EPA.

El impacto de las fugas de metano no detectadas

Method 21La incapacidad de identificar las fugas con precisión ha provocado un aumento de los niveles de metano en la atmósfera. Estas fugas plantean riesgos inmediatos para la seguridad pública, como explosiones o incendios, y contribuyen significativamente al calentamiento global. El metano atrapa más de 80 veces más calor en la atmósfera que el dióxido de carbono y representa aproximadamente una cuarta parte del calentamiento global.

Este potencial de calentamiento conduce a fenómenos climáticos extremos más intensos y frecuentes, una mayor inseguridad alimentaria, un mayor riesgo de enfermedades infecciosas, un acceso reducido al agua potable y un deterioro de la calidad del aire. A pesar de Method 21 Según las regulaciones, las fugas de gas significativas no han disminuido sustancialmente desde 2010.

Para hacer frente a esta amenaza, muchos países se han comprometido a Global Methane Pledge, con el objetivo de reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030. Lograr este objetivo requerirá mejores métodos de detección de fugas más allá de los utilizados en Method 21.

Sensor de gas metano de baja potencia y rango extendido MPS

NevadaNano, Molecular Property Spectrometer™ (MPS™) El sensor de gas metano de baja potencia y rango extendido ofrece una solución para la detección de fugas de metano y gas natural al aire libre en diversas aplicaciones. Proporciona monitoreo continuo de fugas de metano, superando Method 21 y desempeña un papel clave en la reducción de las emisiones de metano.

Esta tecnología de detección de gases presenta:

  • Compensación ambiental incorporada para una autocomprobación constante y un funcionamiento a prueba de fallas.
  • Lecturas de sensores de bus digitales estándar, que no requieren componentes electrónicos adicionales.
  • Resistencia inherente al veneno para lecturas confiables.
  • No se requiere calibración, lo que reduce el costo total de propiedad.
  • Larga vida útil, con confiabilidad por cinco o más años.
  • Bajo consumo de energía, con un promedio aproximado de 15 mW.
  • Certificación de seguridad intrínseca (IS).

Las emisiones de metano contribuyen significativamente al calentamiento global, por lo que su reducción es crucial para cumplir con los objetivos Global Methane Pledge. Mientras Method 21 tiene como objetivo identificar fugas, tiene fallas notables. La Ley de Reducción de la Inflación requiere una mejor detección y mitigación de fugas. El sensor de gas metano extendido de baja potencia MPS ofrece una solución superior para el monitoreo continuo de fugas de metano, reduciendo efectivamente las emisiones.

>>> IR AL PRODUCTO <<